Columna de Opinión: «La Pandemia no ha Terminado» por Mauricio Barría

Enfermero, Mg. en Epidemiología Clínica y Dr. en Salud Pública, Profesor Asociado de la Facultad de Medicina y Director del Instituto de Enfermería de la Universidad Austral de Chile.

La pandemia del Coronavirus SARS CoV-2 causante de COVID19 sigue en evolución, y nuestro país evidencia un comportamiento no diferencial a otros países, si bien pareciera ser ostentamos buenos resultados, al menos en Latinoamérica. En el transcurso de la pandemia, las medidas de prevención pueden ir cambiando conforme el dinamismo como ocurren los hechos y es necesario un manejo comunicacional eficiente que no lleve a confusión de la población.


En los últimos días, autoridades han dado aviso de que algunos sectores de la sociedad deben reiniciar actividades progresivamente. Anuncios de reincorporación de empleados públicos a su actividad laboral, el reinicio de la actividad escolar, el retiro de cuarentenas obligatorias, son percibidas por la población como expresión de una aparente normalidad.


Lo claro es que no se puede predecir con certeza cuando y hasta cuando ocurrirán la mayor cantidad de contagios o el peak de la enfermedad y, por ende, la mayor cantidad de enfermos con la consecuente demanda de atención de salud de mayor complejidad.


Por lo anterior, la comunidad debe entender que seguimos en una crisis sanitaria como no se ha vivido previamente y se deben mantener medidas básicas para prevenir el contagio y evitar la simultaneidad de casos que no podrían enfrentarse. Más aún, cuando nos adentramos en un periodo estacional en que las enfermedades respiratorias tradicionales también se presentan de manera masiva.


A mi juicio, existen comprobadas medidas de prevención del contagio de COVID19 que la población debe mantener. En primer lugar, el distanciamiento físico. Si bien el confinamiento en los hogares también acarrea efectos nocivos, es probablemente una de las medidas óptimas de prevención.

No obstante, si las personas están impedidas de mantenerse en casa, deben extremar las medidas para distanciarse al menos un metro entre sí en otros entornos. Lavarse las manos con frecuencia con desinfectante a base de alcohol o simplemente con agua y jabón. Por último, aunque controversial, el uso adecuado de mascarillas podría ser una buena medida de prevención también a nivel comunitario.


Por último, hay medidas que están provocando una falsa idea de seguridad sobre las que no existe evidencia científica que respalde su uso y que por ahora se deben desestimar, como el caso de la desinfección de personas en túneles sanitizadores.

Publicado en Noticias